En busca del arcoiris perdido

El otro día tuvimos la visita del rey Bardä, el elfo del respeto. Al llegar nos da una mala DSC_1530noticia, ¡Baldac ha robado el arcoiris del respeto! Y nos pide ayuda para poder recuperarlo. Para ello tuvimos que caminar hacia la cascada de Rainbow y durante el camino fueron recuperando partes del arcoiris. Durante su estancia, recibieron unas lecciones para aumentar la capacidad de respetar.

Tras conseguir nuestro objetivo, volvimos a encaminarnos a las tierras de Tary, aunque de camino paramos para darnos un gran chapuzón y refrescarnos.

Al volver, y reunirnos todos de nuevo, Dulcina buscó y buscó por todas partes las pociones pero no las encontramos, en su lugar, en el caldero encontramos una nota de Baldac que decía: “NO PODRÉIS CONMIGO, Las pociones las tengo yo”.

Para solucionar este problema solo había una única solución, ir a recuperar las pociones al territorio de Baldac, pero para ellos necesitábamos un mapa. Dulcina, se ofreció a ayudarnos y llamó a sus grandes amigos, Ülmo, Yäbanna, Manwë, Bardä, DSC_0037Ertüe y también tuvimos la visita de dos elfos que no sabíamos si nos ayudarían, Aëlin y Agüerin. Resulta que no les había gustado lo que Baldac había hecho con las pociones y ¡Vinieron a  ayudarnos!

Junto a estos personajes los niños hicieron un juego muy divertido en el que estuvieron muy atentos por si un equipo fallaba coger el rebote y disfrutaron muchísimo. Tras conseguir el mapa, Baldac nos atacó y ¡SECUESTRÓ A DULCINA! Por suerte nuestra elfa de la suerte consiguió soltar el mapa antes de tiempo, y podríamos llegar a la fortaleza de Baldac.

Por la noche, junto al mapa y a nuestro más queridos elfos, nos armamos de valor y DSC_0058pasamos por los territorios más oscuros de la fortaleza de Baldac, donde habían criaturas oscuras que intentaron evitar que llegásemos a la fortaleza, pero tras algún susto que otro conseguimos llegar y rescatar a Ducina y todas las pociones. Tranquilos todos porque Dulcina está bien, pero todos juntos hemos decidido dejar de vivir asustado por no saber cuándo Baldac va a volver a aparecer y hemos decidido ir en su busca y enfrentarnos a él ¿Lo conseguiremos?

Antes de irnos Dulcina nos contó una cosa que ha descubierto… hace millones y millones de años, Baldac era un elfo como todos los que nos rodean, pero él era como Teo y Ernesto, no tenía amigos, no era solidario, no tenía respeto… Pero nadie le ayudó como estamos haciendo con Teo y Ernesto… ¿Qué pasará con Baldac?¿Y con nuestros mellizos?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *