Aëlin y Agüelin ¿Truco o Trato?

DSC_1370Ayer, fue un día diferente y especial, ya que nos reunimos para celebrar la eucaristía. Tuvimos la visita de Salvador, sacerdote del colegio El Armelar, con quién pudimos compartir momentos de la gran aventura que estamos viviendo en esta campamento.

 

Tras la eucaristía, los niños se reunieron por los grupos de formación para montar una actividad para el juego de la noche. Mientras todos los niños estaban trabajando, aparecieron dos personajes que aún no habíamos visto. Eran muy extraños, uno estaba constantemente enfadado y chillando, mientras que el otro estaba como asustado, escondiéndose constantemente y con una risa nerviosa.

Por la noche, Dulcina, se encontró con estos personajes también, y aunque ellos decían conocerla, ella no les recordaba. Aëlin y Agüerin se llamaban, y nos ofrecieron celebrar con ellos una gran fiesta. Y aunque algunos niños con buen olfato, no se fiaban del todo, decidimos ir a la gran feria que nos habían preparado. Los niños jugaban y al mismo tiempo llevaban los puestos y les daban puntos a los participantes de las pruebas para canjearlas por algo que a los niños les vuelven locos ¡Chuches! Pero Aëlin y Agüerin ya contaban con esto, y entre algunas chuches habían algunas infiltradas que tenían muy mal sabor.

Al volver al círculo, Dulcina cayó en la trampa y probó chuches que estaban puestas DSC_1435adrede por estos personajes para molestar a los niños. Entonces descubrió que los personajes con los que había pasado el día eran en realidad ¡Secuaces de Baldac! Aëlin y Agüerin salieron corriendo, y DuIcina, descubrió que los secuaces de nuestro malvado nos habían dejado la esencia para que Ernesto y Teo vencieran al miedo y a la Ira, pero…¿Se les caería de verdad?

El gran Elfo de la suerte, Dulcina, nos  ha enseñado que la Ira y el miedo no son malos si conseguimos controlarlos y que superarlos nos vuelven más fuertes, que no es malo que a veces nos enfademos o que tengamos miedo, pero no tenemos que dejar que eso nos límite a la hora de vivir y ser felices.

Tras esta gran lección, nos fuimos a dormir y Baldac ha vuelto a atacarnos, han aparecido zapatillas fuera de las habitaciones, niños pintados… ¿Seguirá atacándonos?¿Tendremos que enfrentarnos finalmente Baldac?¿Volveremos a ver a sus secuaces…?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *